Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Amigos de la Jota celebrará el día de su patrona en una fiesta a medio gas Amigos de la Jota celebrará el día de su patrona en una fiesta a medio gas
El concejal Carlos Méndez (3º por la izda.), acompañado por Susana Aguilar (derecha) y el párroco de San Andrés

Amigos de la Jota celebrará el día de su patrona en una fiesta a medio gas

La pandemia impedirá la tradicional ronda o el festival de jota de otros años

La Agrupación Artística Amigos de la Jota de Teruel celebrará este año la festividad de su patrona, la Virgen del Pilar, con diversos actos después del paréntesis del año pasado debido a la pandemia de coronavirus. Susana Aguilar, presidenta de la agrupación, y el concejal de Cultura, Carlos Méndez, han mostrado su alegría por poder recuperar alguno de los actos tradicionales de estas fechas, confiando en que el próximo año se pueda volver a la normalidad.

Este lunes, 11 de octubre a las 20 horas, tendrá lugar la ofrenda de flores y jotas a la Virgen del Pilar en la iglesia de San Andrés. Este año, debido a la pandemia, no se realizará la ronda por la calle desde el Ayuntamiento.

Ya el martes, festividad de la Virgen del Pilar, a las 11 horas será la ofrenda de flores y misa baturra en la iglesia parroquial de La Milagrosa.

El tradicional festival de jota que se realizaba a continuación tampoco se ha organizado este año. Todos los actos se llevarán a cabo cumpliendo las medidas sanitarias vigentes.

Serán unas celebraciones “muy diferentes” a las que se han realizado en otras ocasiones, “aunque es lo que hay y tenemos que adaptarnos a las condiciones”, aseguró Susana Aguilar, presidente de la asociación Amigos de la Jota.

Este año no se realizará la ronda y el aforo de los templos estará regulado para que no se produzca la acumulación de personas de otros años. Y la misa baturra tendrá lugar con todas las medidas vigentes, incluidas mascarillas, que los cantadores solo podrán quitarse en el último momento. “Es tremendamente molesto, para cantar, incluso para tocar, y no te digo nada para bailar”, explicó ayer Susana Aguilar. “Pero respetaremos al máximo porque no queremos de ningún modo que ocurra nada”. Aguilar explicó también que en la propia Escuela de Jota de la asociación está siendo un curso marcado por la pandemia, ya que “los grupos se han reducido al máximo, se utilizan mascarillas y se evitan al máximo el contacto entre los niños en las clases”.