Síguenos
El colombiano Rafael Ordóñez Franco expone su pintura en el Espacio Luvitien El colombiano Rafael Ordóñez Franco expone su pintura en el Espacio Luvitien
Algunas de las piezas del colombiano Rafael Ordóñez que pueden verse expuestas en el Espacio Luvitien

El colombiano Rafael Ordóñez Franco expone su pintura en el Espacio Luvitien

El pintor invita a la reflexión a través de abstracción geométrica y el cubismo
banner click 244 banner 244

El Espacio Luvitien de Teruel continúa con su ciclo de muestras de artes gráficas y acoge ahora, y hasta el próximo 15 de junio, la exposición de pintura e ilustración Contraste de emoción-es, del artista colombiano Rafael Ordóñez Franco.

Ordóñez Franco nació en Roldanillo (Valle del Cauca - Colombia), y su formación artística ha estado ligada a los talleres creativos del Museo Rayo de Roldanillo en pintura, dibujo, grabado y colografía con maestros colombianos e internacionales, entre ellos Umberto Giangrandi y Gilberto Acevez Navarro.

Sus pinturas muestran gran versatilidad dentro de la abstracción, pasando por la geometría, el surrealismo e incluso influencias cubistas.

Uno de los primeros elementos que aparecieron en su universo creativo fue la plasmación de la violencia de finales de los años ochenta causada por el narcotráfico y el enfrentamiento entre la guerrilla y los paramilitares. De ahí salió una gran serie de sentido crítico y social, denominada Colombia Trópico de un Cáncer, donde trabaja ya a través de una profunda abstracción donde dominan las figura orgánicas combinada con imágenes naturalistas simbólicas. A partir de esa serie nació un concepto artístico que denominó Descanso para un secuestrado, representado icónicamente por una hamaca construida con alambre de espino, que dio el salto de la pintura a la escultura.

Su primera incursión internacional tuvo lugar durante una exposición en el Museo de Arte Moderno de Cuenca (Ecuador), donde exhibió la serie Enigma, comisariada por Omar Rayo. La serie tuvo una excepcional acogida, lo que la llevó a Museo Guayasamín de Quito, la capital ecuatoriana, y le abrió las puertas a otros países latinoamericanos.

La última serie realizada por Ordóñez y que puede verse en el Espacio Luvitien, se titula 'Horizontes Ausentes'

Llegó a México a través de una invitación de Manuel Felguérez para exponer en el Museo de Arte Abstracto del mismo nombre en el 2005. En ese momento se afincó en ese país, inspirándose en el estado de Zacatecas para su serie Vértebras del Desierto, que poco después fue expuesta en el Museo Rayo de Colombia.

En Arco y en Teruel

Su entrada al mercado europeo llegó de la mano de la Feria Arco de Madrid, donde expuso Geometría heredada, inspirada en quien fuera su maestro y una de sus mayores influencias, Omar Rayo, uno de los máximos representantes de la abstracción geométrica americana, corriente en la que cabría encuadrar al propio Rafael Ordóñez.

En los últimos años, desde 2022, ha expuesto en diferentes ocasiones en la provincia de Teruel. Lo hizo en el Molino del Gato de Albarracín, en el Castillo de Mora de Rubielos, en el Obispado de Teruel y en la sede de la Asociación Española Contra el Cáncer en Teruel, en diciembre de 2022, donde mostró 26 pinturas en una muestra benéfica a favor de la lucha contra el cáncer.

Desde 2022, el artista ha expuesto en diferentes ocasiones en la provincia de Teruel

Sus pinturas muestran gran versatilidad dentro de la abstracción, pasando por la geometría, el surrealismo e incluso influencias cubistas. Y aunque la pintura es su medio de expresión por excelencia, el grabado y la escultura también son disciplinas que cultiva habitualmente. El propio autor huye sin embargo del concepto de un estilo propio reconocible, sino que más bien habla de una “identidad generada a través del arte”.

La última serie que ha realizado, a la que pertenecen las piezas que pueden verse en el Espacio Luvitien, se titula Horizontes Ausentes, la cual “emerge del sentimiento de la lejanía de nuestro prójimo, de quienes se fueron generando luto en nuestra alma o quienes están a nuestro lado en total abstracción tecnológica” según el propio autor.

El redactor recomienda