Síguenos
De Teruel a Hawái:  la travesía de Antonio Pérez para cumplir su sueño De Teruel a Hawái:  la travesía de Antonio Pérez para cumplir su sueño
Antonio Pérez, con la bandera de su club de triatlón en una playa hawaiana

De Teruel a Hawái: la travesía de Antonio Pérez para cumplir su sueño

El triatleta turolense disputa mañana la prueba del campeonato del mundo en “la meca del Ironman”
banner click 241 banner 241
Disfrutar y llevar el nombre de Teruel al otro lado del planeta. Esos son los dos objetivos que se marca el triatleta turolense Antonio Pérez, que mañana disputa la prueba del campeonato del mundo de Ironman en Kona, una región de la isla de Hawái. El polifacético deportista consiguió un billete para la prestigiosa prueba internacional durante el Ironman de Lanzarote del año pasado. Ahora, con una preparación algo condicionada por motivos profesionales, afronta el reto de cumplir su sueño: acabar con buenas sensaciones en la que él mismo define como “la meca del Ironman”.

Su pasión por el triatlón comenzó hace once años en Madrid, cuando se trasladó allí a trabajar: “En 2011 empecé y en 2014 tres compañeros nos decidimos a debutar en el Ironman. Cuando haces el primero pueden pasar dos cosas: o lo odias para siempre o te enamoras para siempre. A mí me pasó lo segundo”. Desde entonces, su vida fue adaptándose a los entrenamientos, y viceversa. Pérez pasó de entrenarse por cuenta propia a contar con los servicios de un preparador, Clemente Alonso, para que le asesorara y le ayudara a mejorar sus marcas. Fue entonces cuando el triatleta turolense se dio cuenta de que su vinculación con el triatlón, y en concreto con la disciplina Ironman, podía llevarle lejos.

"Cuando haces el primer Ironman, pueden pasar dos cosas: o lo odias para siempre o te enamoras para siempre; a mí me pasó lo segundo"


Después de varios años ese esfuerzo le ha llevado concretamente a 12.806 kilómetros, distancia que separa Teruel de Kona, lugar donde se va a disputar la prestigiosa prueba. Allí, Antonio Pérez tratará de disfrutar al máximo de una experiencia que se ganó el año pasado, el día de su cumpleaños, en Lanzarote al meterse entre los mejores clasificados de su categoría (45-49) y que se ha ido postergando por culpa de la pandemia hasta el día de mañana. “Cuando me clasifiqué, el campeonato del mundo iba a ser en febrero, pero la normativa covid no dejaba realizarlo y se ha ido posponiendo”, comenta Antonio Pérez. 

El cambio de fecha ha supuesto una reorganización completa de su plan de entrenamiento, ya que la idea inicial del turolense era aprovechar el gran momento de forma que vivía tras el Ironman de Lanzarote para cerrar una magnífica temporada compitiendo en mitad del Pacífico. Sin embargo, el triatleta ha tenido que hacer frente a un doble reto para llegar en forma a Hawái: “Este año ha estado condicionada por otro reto que tenía: la oposición de Magisterio y Educación Física. Eso ha hecho que la preparación no sea igual que la que tenía después de Lanzarote”.
 
El triatleta llegó el domingo a Kona, donde se disputa la prueba


Pese a no llegar en su mejor momento de forma, el triatleta del Club Natación Teruel confía en sus capacidades para poder completar la prueba sin hacerle un caso excesivo al cronómetro. “Creo que con la experiencia que tengo podré disfrutarlo sin importarme hacer dos horas más o dos horas menos”. Para ello, Antonio Pérez pretende plantear la carrera de una manera especial. “Soy mucho de escuchar a mí cuerpo y en esta carrera me apetece ir por sensaciones, casi sin mirar el reloj. Soy consciente de cómo llego y solo quiero disfrutarlo”, explica el triatleta que lleva en Kona desde el domingo, cuando aterrizó en territorio hawaiano después de una travesía de cuarenta horas en la que el triatleta turolense decidió dormir lo menos posible para evitar sufrir el famoso jet lag de cara a la carrera: “Traté de alargar el día lo máximo posible y me fue bien. Al segundo día de estar aquí, estaba despierto a las cinco de la madrugada y eso me permitió salir a entrenar y habituarme, ya que el día de la carrera tenemos que estar despiertos sobre las cuatro de la madrugada”.

Donde todos quieren estar  

El sacrificio de Antonio Pérez para llegar a la prueba definitiva de la temporada de Ironman es proporcional al orgullo que siente cualquier amante de esta disciplina por estar presente en la cita de Kona. “El maratoniano siempre sueña con correr en Nueva York. El triatleta lo hace con venir aquí. Hawái es la meca de este deporte”, resume un entusiasmado Antonio Pérez que tendrá que hacer frente a las condiciones extremas que planteará el terreno, como la humedad, que lo convierten en uno de los Ironman más duros del planeta.

No obstante, el deportista nacido en Zaragoza no estará solo en esa batalla. Su pareja, sus hermanas y su cuñado decidieron acompañarle a cruzar el charco para darle ese empujón necesario cuando las fuerzas flojeen. “Su apoyo es fundamental. En muchas pruebas tomas como referencia los puntos en los que te los puedes encontrar. Si no fuese por ellas esto sería mucho más complicado”, resume el triatleta que también contará con el apoyo de los suyos desde la distancia. A pesar de los kilómetros, el Club Natación Teruel cruzará la línea de meta de una de las pruebas más multitudinarias del mundo, “si todo va bien”. Antonio Pérez quiere hacer historia sin olvidar sus raíces, por lo que la bandera de su equipo y el nombre de Teruel le acompañarán en el camino hacia la conquista de su gran sueño.

El redactor recomienda