Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

El renovado Calamocha no mejora los registros de la temporada pasada El renovado Calamocha no mejora los registros de la temporada pasada
El Calamocha tiene un calendario complicado en las próximas jornadas

El renovado Calamocha no mejora los registros de la temporada pasada

El equipo de Humberto Arto atraviesa la peor dinámica de resultados de los dos últimos años
banner click 241 banner 241
El Calamocha sabe de buena tinta lo que es sufrir en la parte de abajo de la clasificación. Sin embargo, la total renovación de plantilla y cuerpo técnico que se llevó a cabo durante el verano se produjo con la intención de evitar pasar por ese mal trago que la temporada pasada casi acaba con el descenso del equipo a la Regional Preferente. Pero la remodelación parece no haber encontrado el resultado esperado por el momento, ya que el cuadro del Jiloca todavía no ha mejorado de manera sustancial los números que presentaba la entidad justo hace un año. Pese a que el equipo turolense suma un punto más que la campaña previa, también acumula una victoria menos, por lo que tendrá que cambiar el rumbo lo antes posible si no quiere que se repita la desagradable situación por la que pasó hace apenas seis meses.

La renovación del Calamocha fue total. El cambio comenzó por el banquillo, con un Humberto Arto que trajo consigo a varios viejos conocidos para tratar de lavarle la cara a un equipo que no acabó de convencer a la afición calamochina la pasada temporada y que se salvó gracias al ascenso del Utebo a Segunda RFEF. El técnico aseguró que el objetivo de la temporada era acabar en la mitad alta de la tabla, pero de momento el renovado bloque solo disfrutó de la tranquilidad de vivir en la parte cómoda de la clasificación durante las cuatro primeras jornadas de competición.

Desde ese momento, el Calamocha entró en una dinámica complicada, en gran parte por culpa de las numerosas ausencias, que le hizo trasladarse a un área en la que todo resulta más complicado. Pese a que todavía es pronto para que la situación instaure el nerviosismo en el vestuario de Jumaya, la racha de malos resultados ha confirmado que el cambio que se esperaba todavía no haya llegado.

La peor racha en dos años

El Calamocha ha merecido más en muchos de los encuentros disputados hasta el momento, pero el fútbol, en ocasiones cruel, es una cuestión de efectividad. Y el conjunto calamochino todavía no la ha encontrado. 

De hecho, los de Jumaya atraviesan la peor racha de resultados de los últimos dos años, ya que el cuadro turolense acumula ocho jornadas sin conocer el triunfo. Han pasado casi dos meses desde que el bloque del Jiloca ganó su último partido en liga. Lo hizo ante el Barbastro, con remontada incluida, en la tercera fecha de competición. 
Desde entonces, el equipo dirigido por Humberto Arto ha acumulado cuatro empates y cuatro derrotas. 

Sin embargo, no todo son malas noticias en el entorno calamochino, ya que el equipo sigue mostrando una imagen convincente en casa, donde solo ha concedido dos derrotas ante el Binéfar y el Cuarte. En sus dos últimos choques como local, el Calamocha se ha quedado con la sensación de merecer algo más.

Ante La Almunia, los del Jiloca le dieron la vuelta al partido pero un despiste defensivo acabó en penalti y los puntos tuvieron que ser repartidos. El pasado fin de semana, ante el Épila, los de Arto dominaron en buena parte del duelo y acabaron acorralando al líder del grupo XVII de la Tercera RFEF en su propia área. La falta de acierto, que el equipo espera solventar con la llegada de Alberto Morales, volvió a pasar factura a un conjunto que de haber sacado los tres puntos en esos dos compromisos ocuparía los puestos deseados por su entrenador antes de comenzar la temporada.

Máxima dificultad

Ahora, el objetivo es tratar de cortar la dinámica negativa lo antes posible, aunque sus próximos encuentros no permiten tener un pensamiento demasiado esperanzador. El equipo del Jiloca viajará hasta Huesca para enfrentarse al filial oscense, tercer clasificado, el próximo domingo. Las dos siguiente semanas pueden ser fundamentales para los de Jumaya, ya que disputarán dos partido consecutivos ante su afición. El primero de ellos será ante el Almudévar, sexto clasificado, y el segundo ante un Robres, séptimo clasificado, que parece haber despertado tras el letargo inicial. Eso mismo debe hacer el Calamocha.

El redactor recomienda