Síguenos
La directiva naranja analizará esta semana la deriva del equipo La directiva naranja analizará esta semana la deriva del equipo
El Club Voleibol Teruel cayó derrotado en Los Planos ante Rotogal Boiro una semana antes de disputarse la Copa del Rey. Archivo/Ismael Ramón

La directiva naranja analizará esta semana la deriva del equipo

La eliminación en cuartos de la Copa y los últimos resultados activan las alarmas en Los Planos
banner click 241 banner 241
La directiva del Club Voleibol Teruel se reunirá entre hoy y mañana para decidir sobre el futuro inmediato del equipo de Superliga. Después de resultado de la participación del conjunto naranja en la Copa del Rey, donde cayó eliminado en la primera ronda ante Manacor y de los resultados que la plantilla ha cosechado hasta ahora en la competición liguera, el presidente de la entidad, Carlos Ranera, ha asegurado que ahora el CV Teruel es un equipo “débil”. Más aún, el propio directivo aseguró ayer a Diario de Teruel que pone su cargo a disposición del club para asumir su responsabilidad en esta situación.

El CV Teruel llegó a la competición del KO como quinto clasificado en el ecuador de la liga regular, lo que le emparejó con el Conectabalear Manacor en cuartos de final, cuando los baleares apearon al conjunto entrenado por Miguel Rivera de forma expeditiva por un contundente 3-1 que dejó al conjunto aragonés fuera de la competición. Un resultado inesperado para un club que ha levantado el trofeo en seis ocasiones y tiene uno en propiedad después de haberla ganado por tres veces consecutivas.

El presidente del CV Teruel hablaba ayer de “decepción” al hacer balance de la participación del equipo en la Copa del Rey.  “Ha sido una decepción grande” dijo ayer Ranera porque “caer en los cuartos de final era algo que no contemplábamos”, aseguró. 

El responsable del club no ocultaba su malestar y explicaba que aunque “esto es deporte y todo puede pasar, a pesar del covid y de las excusas que quieras, realmente estoy defraudado”, aseguró.  Y aunque Ranera reconocía que el equipo llegó a las Palmas de Gran Canaria después de haber atravesado un difícil periodo de lesiones, Ranera espetaba: “podemos poner todas las excusas que queramos, pero creo que por jugadores, plantilla ... y demás, el partido de cuartos lo teníamos que haber solventado”. 

Actuaciones


El presidente naranja no quiso concretar si desde el club se va a adoptar algún tipo de medida, aplazando esa posibilidad a “los próximos días”, cuando se reunirá la directiva naranja. Sobre si esta mantiene su confianza en el entrenador, Ranera explicó que él no era “quién para decirlo porque tenemos reunirnos pendientes”. 

El equipo viajaba ayer a Teruel y entre hoy y mañana está previsto que se reúna la junta directiva de la entidad para analizar el papel del equipo en las diferentes competiciones.

Esta crisis llega justo cuando la Superliga afronta su recta final. Un periodo en el que el CV Teruel tendrá que enfrentarse contra Arenal Emebé este fin de semana en Los Planos, viajar a Manacor para jugar con el equipo que le apeó de la Copa y cerrar la fase regular en Teruel contra Río Duero Soria, que ocupa la cuarta plaza de la clasificación. Ranera coincidía en que se trata de tres rivales complicados, aunque lamentó que para el CV Teruel “no es fácil ni Boiro, como se pudo comprobar. Ahora mismo somos un equipo débil”. 

Así, el presidente naranja lanzó un aviso: “O nos ponemos las pilas todos o podemos tener un final de temporada desastroso”, en el que por segundo año consecutivo el CV Teruel se vaya de vacío.  Y aunque Ranera aseguró que “confiar, siempre se confía” en referencia a que el equipo pueda enderezar la campaña en el playoff, para el que tiene garantizada su participación, aunque reconocía que se trata de una “situación muy, muy difícil”.

Ante esta coyuntura Ranera aseguró que “aquí no vamos a escondernos nadie. Nunca lo hemos hecho”, en respuesta a comentarios de aficionados en redes sociales. “Yo siempre he dado la cara. Nunca me he escondido de nada”, ratificó.

En cualquier caso, Ranera confirmó que después de la derrota en cuartos de final no ha hablado con el equipo, esperando a que se reúna la junta directiva para hablar con una única voz autorizada. “Para tomar decisiones se necesita respaldo de la junta”, dijo entendiendo además que ese “no era el momento”.

Silbidos en Los Planos


La situación del equipo ha hecho tambalearse el idilio que hasta ahora vivían la plantilla y la afición. Ese distanciamiento se evidenció cuando el pasado lunes se escucharon pitos desde la grada de Los Planos después de que el CV Teruel perdiera contra el Rotogal Boiro en casa por 0-3. El presidente del club turolense calificó ese hecho como “lógico. Si juegas mal y encima pierdes es totalmente lógico. Los socios tienen derecho a protestar y a mostrar su descontento”.  A propósito de esta reflexión Ranera aprovechó para “pedir disculpas por la temporada tan  nefasta que estamos haciendo”.

La presidencia, en el aire


Carlos Ranera aseguró, dentro del tono dolido de su discurso, que pondrá su cargo de presidente “a disposición de la junta” ante la posibilidad de que aparezca “alguien con más fuerza y con ganas de hacer cosas” en cuyo caso no tendría “ningún problema en dar pasos atrás”.

Ranera y pate de su equipo aceptaron prorrogar su etapa al frente del  club después de haber cumplido su segundo mandato ante la ausencia de una alternativa para dirigir el Club Voleibol Teruel, confiando en que esta fuera una presidencia de transición. Sin embargo ayer lamentó frustrado que “tampoco hay nadie detrás que tire”, alertando del peligro de que se diluya el proyecto.

El redactor recomienda