Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Las inscripciones se disparan en  el regreso del Trail de Bronchales Las inscripciones se disparan en  el regreso del Trail de Bronchales
Varis corredores de la prueba Maratón recorren los últimos metros sobre la alfombra de meta en el Trail de Bronchales en la edición de 2019. Archivo / Atlos

Las inscripciones se disparan en el regreso del Trail de Bronchales

La organización no aceptará más de 2.000 participantes entre las cuatro distancias de la prueba
Bronchales volverá a ser la capital de las carreras por montaña el próximo 4 de julio con la celebración de la quinta edición del Trail de Bronchales que, a tres semanas de su celebración y a punto de completar el aforo de 2.000 dorsales que la prueba se ha impuesto como tope desde su primera edición, empieza a coquetear con el cierre anticipado de las inscripciones.

Al cierre de esta edición ya se habían confirmado 1.700 inscripciones, con un incremento de más de 200 en solo 48 horas. El ritmo de confirmaciones a medida que se acerca la cita se precipita y todo apunta a que de nuevo la fiesta del trail running volverá a ser de récord. De esos 1.700 dorsales, más de 400 corresponden a participantes que se habían inscrito para la carrera de 2020 que no llegó a celebrarse por la covid y que prefirió mantener el dorsal para este año en lugar de solicitar la devolución. 

Además, este año la organización ha detectado una proyección nacional de la carrera como nunca hasta ahora se había sentido. A pesar de que en esta ocasión no habrá ningún corredor de referencia en la línea de salida. Después de haber contado con atletas profesionales como Miguel Ángel Heras o Azahara García de los Salmones en ediciones anteriores, en esta ocasión sí se ha constatado una llegada superior de corredores de toda España. “Hay gente de Tenerife que viene a correr a Bronchales porque van a pasar en Aragón unos días y como coincide que es cuando se celebra el Trail se han inscrito. Viene una barbaridad de gente de toda España”, explica el respobnsable de la organización, Amador Cabanes, sorprendido porque “si ya iba viniendo a Bronchales gente de todos los lugares de España, después de la pandemia va a haber mucha más gente de conozca Bronchales”. Además, destacó que lo que ha “notado mucho, año tras año, es la gente de Zaragoza y Huesca”, con una presencia cada vez mayor.

Después de haberse suspendido la carrera en 2020 apenas un mes después de declarase el estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus, la organización, a cargo de la empresa Atlos y el Ayuntamiento de Bronchales, ha apostado por repetir el formato de las otras cuatro ediciones anteriores. La fórmula gusta y apenas ha habido que hacer algunas modificaciones para adaptarla a los protocolos covid que minimicen el riesgo de contagio.

Mismo formato


Cabanes, aseguraba ayer que en la carrera “va a ser todo igual, el formato va a ser el mismo” y añadía que lo único que se va a “recalcar bien” a la gente es “que el público y acompañantes no quieran estar todos en meta” para mantener una distancia interpersonal de seguridad, de la misma manera que en las salidas de las cuatro carreras, que estarán escalonadas cada 20 minutos, se pedirá a los participantes que acudan a la cámara de arranque en el último momento para evitar aglomeraciones.

Ahora se está diseñando un sistema de avituallamientos que resulte eficaz y seguro. “Estamos estudiando muy bien los avituallamientos, en cómo darlos”, aseguró Cabanes, que después de analizar los sistemas implementados en otras pruebas apostará, por ejemplo, por suprimir en esta edición el espacio de meta en el que los corredores podían acercarse a una barra para pedir un refresco o una cerveza. En su lugar, se le entregará a cada participantes que cruce la línea de llegada una bolsa con un bocadillo, algo de fruta y un refresco en lata. “Eliminamos los barriles porque eso congrega a la gente y hay contacto de vaso y se van a quitar la mascarilla para beber”, razonó el organizador. 

Lo que sí se tiene claro es que tanto en el cajón de salida como en los primeros tramos de la prueba dentro del casco urbano los participantes tendrán que llevar puesta una mascarilla que se podrán retirar al cabo de unos cientos de metros.

Cuatro distancias


La cita volverá a contar con cuatro distancias para cubrir todo el abanico de corredores, desde los más intrépidos que se atreveran con la maratón de 43 kilómetros y más de 2.060 metros de desnivel positivo acumulado, hasta los de la prueba más sencilla de 13K y 535 metros de ascenso acumulado. Además,  dos propuestas de medio  maratón incluyen la carrera de 25K y 1.600 metros de ascenso compartiendo pate del recorrido de la prueba reina y un recorrido de 22K por pistas forestales pensado para los corredores más asfalteros.

Desde la organización no se contempla la posibilidad de relajar los tiempos de corte, en previsión de que haya participantes que tras más de un año sin carreras lleguen en un peor estado de forma. “Va a haber gente más floja, pero los tiempos de corte van a seguir igual”, aseguró Cabanes, que ha detectado que aquellos trail runners menos entrenados han apostado por inscribirse en carreras menos exigentes. “Los menos fuertes de la carrera de 43K se han inscrito a la de 25K, y los de la 25K a la 13K”, explicó.

Sin embargo, también ha detectado que “hay gente que ha aprovechado el confinamiento y ha entrenado mejor y se está apuntando en carreras más duras”. 

La carrera con más aceptación del folleto del Trail de Bronchales es la 25K. La opción intermedia ha resultado atractiva para más de medio milla de personas, como en la 13K que ha superado ya el umbral de los 500. La maratón cuentan con más de 300 participantes confirmados. Desde Atlos se destaca la creciente aceptación de la modalidad running, que arrancó como una apuesta personal de Cabanes y que está ganando adeptos una edición tras otra. “La 22K ha subido porque la corrían poco más de cien atletas, el último año hubo cerca de 140, y ya estamos en más de 200”, dijo.

Atlos se ha marcado el techo de la prueba en los 2.000 corredores. Y no es un límite que se haya establecido en relación a la crisis de la covid, sino que ese cielo lleva activa desde la primera edición. Cabanes aseguró que “nunca iba a dejar más de 2.000” corredores porque no lo iba a “poder controlar bien y el pueblo  tampoco da tanto de sí”, porque además de los participantes, hasta Bronchales llega una legión de acompañantes que hace que la población se incremente durante ese fin de semana hasta en 3.500 personas. 

Las inscripciones estarán abiertas hasta el lunes 28 de junio o hasta que se cubran todas las plazas disponibles. 

El redactor recomienda