Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Adrián Hernández, jugador del CD Utrillas: “Estuve tumbado en el suelo del vestuario con las manos en la cabeza quince minutos” Adrián Hernández, jugador del CD Utrillas: “Estuve tumbado en el suelo del vestuario con las manos en la cabeza quince minutos”
Adrián Hernández, el jueves en la redacción de Diario de Teruel. J.L.R.

Adrián Hernández, jugador del CD Utrillas: “Estuve tumbado en el suelo del vestuario con las manos en la cabeza quince minutos”

El jugador que anotó los dos goles del conjunto minero se perderá el partido contra el Valencia por expulsión

Los dos goles firmados por Adrián Hernández el miércoles en el campo de fútbol de La Vega frente al Injerto navarro le sirvieron al CD Utrillas de pasaporte para entrar en el sorteo de  emparejamientos de la primera eliminatoria de la Copa del Rey, celebrado ayer por la tarde en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Sin embargo, después de haber sido amonestado con dos cartulinas amarillas durante el encuentro de la fase previa, el jugador turolense podría perderse el partido contra el Valencia de dentro de dos semanas.

- ¿Entraba dentro de los cálculos del CD Utrillas lograr la clasificación de una forma tan contundente?

-En el seno del equipo no contábamos con clasificarnos así y lo único que queríamos era hacer un buen partido y, después de eso, conseguir un buen resultado como fuera.

-¿Cómo fueron las horas previas al encuentro de la fase previa? ¿Se notaban los nervios dentro del vestuario?

-En las horas previas al partido lo que intentas es no ponerte nervioso, pero sí que se notaban evidencias de nerviosismo entre los jugadores, con más palabras de lo normal. De hecho, quedamos a tomar un café un poco antes para relajarnos un poco y charlar y así llegamos un poco antes de lo habitual. Y sí, sí que se notaban los nervios.

-Y después, cuando saltaron al césped de La Vega con cerca de mil personas en las gradas del campo de fútbol, ¿qué sintió?

-En ese momento se te ponen los pelos de punta. A las cinco ya se veía gente que estaba en la puerta  de entrada. Nosotros prácticamente no podíamos ni entrar al campo de la gente que había. Y luego, cuando salimos a calentar vimos que estaba lleno, con la gente que casi no podía ni estar sentada de tanta que había, y con todo el mundo de pie la imagen era increíble.

-De alguna manera, se echó el equipo a la espalda asumiendo la responsablidad de ser la referencia en ataque.

-Yo tengo la suerte de ser quien anota los goles, pero la verdad es que todo es fruto del trabajo de todo el equipo, por lo que aunque los goles no hubieran sido así el trabajo habría sido encomiable. De hecho, con diez jugadores no es nada fácil plantarle cara a un buen equipo como el Injerto y que no te haga gol. Dentro de las diferentes funciones del equipo, cada uno hizo lo que tenía que hacer, aunque al final yo fui el que tuvo la suerte de encontrarse con el gol.

-¿Qué opina de que el Valencia sea el rival con el que jugarán el próximo partido de Copa?

-El Valencia es uno de los mejores rivales que nos podían haber tocado porque es un equipo histórico del fútbol español. Va a ser un día muy grande para el Utrillas.

-Es una pena no poder jugar contra el Valencia, después de haber sido protagonista del partido del miércoles.

-Es una verdadera pena. Me hace mucho duelo porque esto no es algo que pase todos los días. De hecho, puede ser que solo pase una vez en la vida. Perderme un partido de esta envergadura me da bastante pena, pero lo disfrutaré de otra manera. Lo disfrutará el pueblo, lo disfrutarán mis compañeros y yo también desde la grada y en el vestuario también.

-Después de que el colegiado le mostrase la segunda cartulina amarilla que dejó a su equipo con diez jugadores, ¿fue consciente del alcance de la sanción?

-Yo creo que sí. Me fui al vestuario y  allí estuve casi quince minutos en los que me tumbé en el suelo con la manos en la cabeza tapándome con la toalla. Fueron momentos muy duros, la verdad.

-En ese momento el Utrillas veía la clasificación al alcance de la mano.

-En ese momento lo único en lo que yo pensaba era en que el equipo pasara la eliminatoria y que mis compañeros consiguieran que el Injerto no nos anotara ningún gol.Si no llegamos a pasar la eliminatoria hubiera sido realmente duro para mí. Y sobre el perderme el partido contra el Valencia, creo que no pasa nada porque lo disfrutaremos igual

-¿Qué pensó cuando anotó los dos goles de su equipo?

-La verdad es que estaba eufórico. El primer gol lo celebré mucho  y se lo dedique, como todos los que anoto, particularmente a mi abuelo, que falleció durante la pandemia. Con el segundo, después de marcar el gol, nada más levantarme me encuentro con buena y mala suerte de ver a mis amigos que habían venido al partido, justo al lado de donde anoté el gol. Entonces, con la euforia del momento fui hacia ellos, con lo que ello conllevó después.

-Los dos  goles del miércoles no son fruto de la casualidad en un año en el que está teniendo un gran protagonismo en el seno del Utrillas.

-Es un club que me aporta una confianza tremenda, tando el entrenador como los compañeros y la afición, y eso me hace disfrutar mucho del fútbol y sacar mi juego. Y así, al  final salen las cosas.

-Piensa ya en el ascenso del Utrillas a Tercera?

-¡Ojalá! Ahora mismo uno de los objetivos que nos hemos marcado en el Utrillas es ascender a Tercera división y con toda la humildad y los pies en el suelo, es lo que intentaremos.

El redactor recomienda