Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Esther Merino, ganadora de la Lámpara Minera 2022: “Se me están abriendo muchas puertas, es el impulso que necesitaba para subir escalones” Esther Merino, ganadora de la Lámpara Minera 2022: “Se me están abriendo muchas puertas, es el impulso que necesitaba para subir escalones”
Esther Merino, con la Lámpara Minera 2022

Esther Merino, ganadora de la Lámpara Minera 2022: “Se me están abriendo muchas puertas, es el impulso que necesitaba para subir escalones”

La ganadora del Festival del Cante de las Minas de La Unión exhibirá su duende en Andorra este sábado
banner click 244 banner 244

La cantaora Esther Merino, ganadora de la Lámpara Minera 2022, exhibirá su duende este sábado en el Pozo de San Juan a partir de las 20:00 horas. El máximo galardón que entrega el Festival del Cante de las Minas de La Unión (Murcia) ha catapultado la carrera artística de la extremeña y Andorra es una de las primeras localidades en las que actuará junto al guitarrista Álvaro Mora, que salió con el Bordón Minero del certamen internacional.

-¿Ganar la Lámpara Minera ha catapultado su carrera?

-Sí, me están saliendo muchos conciertos y estoy súper feliz porque es como un reconocimiento a toda mi carrera. Era el impulso que necesitaba para subir muchísimos escalones de golpe.

-Además de la gira que le depara haber triunfado en La Unión, ¿piensa en nuevo disco?

-Tengo uno grabado por la Diputación de Badajoz en 2006 y en 2015 grabé Mil y una razones. En pandemia afloraron varios temas y sí me gustaría grabarlos, por supuesto.

-2022 es un gran año para volver, con las restricciones por la pandemia atrás y ganas de recuperar el terreno perdido.

-Sin duda, las restricciones se han retirado y la gente está deseosa por volver a escuchar flamenco y disfrutar de la música en directo.

-Han sido tiempos difíciles para las peñas, donde los cantaores se curten en el día a día.

-Las peñas son las que más nos ayudan a pasar los meses de invierno, que son los más duros. El verano te da otro caché y afloran los festivales, pero lo que nos mantiene vivos a los artistas son las peñas.

-Y una peña lleva su nombre

-Se trata de la Peña Flamenca de Alconchel, un pueblecito de Badajoz que se acordó de mí.

-Además de ganar por Mineras y llevarse la Lámpara, también se impuso por otras modalidades en el festival.

-Cuando empiezan a decir tu nombre con la Soleá, Cartageneras, Taranta... dices uy, otra vez que no me llevo la Lámpara. Pero cuando dijeron mi nombre para el máximo galardón me dio un auténtico subidón. De verdad que los sueños se hacen realidad y se cumplen luchando y siendo constante.

-¿Se ha presentado muchas veces?

-El primer año fue 2009, que me traje el primer premio por Seguirillas. Después he estado entre cinco y seis años en la final. Siempre me he llevado premios, pero hasta ahora se me resistía la Lámpara Minera.

-Se sacó la espinita del año anterior, cuando estuvo más cerca de llevársela pero finalmente fue para La Repompilla.

-El año pasado me encontré súper a gusto, de verdad que disfrutamos con Rosendo Fernández a la guitarra, que me ha acompañado en 2021 y 2022. El año pasado fue una noche mágica, aunque lo recuerdo también con pena porque antes de la final falleció la madre del guitarrista. Pero me dijo que no me iba a dejar sola, que llevaba conmigo desde el comienzo y era una noche muy importante para mí. Eso se me quedó grabado en el alma y me une a él una profunda amistad. Me demostró ser un auténtico compañero y maestro para mí. Desde entonces va conmigo donde sea. Este año fue especial porque sentía como que no iba a concursar, sino a disfrutar. Los nervios no te dejan moldear la voz como tú quieres y me propuse demostrar los años que llevo estudiando flamenco, y disfrutar porque disfrutando yo hago disfrutar a la gente.

-Acude a Andorra con el Bordón Minero, Álvaro Mora.

-Va a ser un placer enorme compartir escenario con él. Los meses anteriores estuvimos juntos viendo cantes y preparándonos cositas. Se alinean los astros y ambos hemos ganado en La Unión. Nos hemos propuesto empezar a trabajar juntos y tenemos toda una gira por delante.

-¿Qué tiene de peculiar el cante por Mineras?

-Es un cante muy profundo al que hay que ponerle muchísimo sentimiento, por las letras que tienen las mineras. No dejan de ser cantes antiguos que se hacían en las minas y relataban lo mal que lo pasaban los mineros, con tantísimas horas sin luz natural y sin ver a su familia. Es algo profundo y oscuro: un lamento.

-Andorra fue zona minera y tocará cantar alguna del palo.

-Sin duda. A parte de otros cantes, hay que defender y dar a conocer los cantes mineros porque son muy profundos.

-¿Desde cuándo lleva cantando y con qué influencias?

-Llevo desde los 16 años y ahora tengo 38. Estuve en Sevilla aprendiendo con Paco Taranto, Calixto Sánchez, José de la Tomasa y Esperanza Fernández. Ellos me enseñaron a amar el flamenco puro y ortodoxo, ya que yo venía de cantar el flamenco de Niña Pastori o Remedios Amaya, y no tenía el conocimiento que tengo ahora. Para mí, una de la más grandes aparte de Esperanza Fernández ha sido La Paquera de Jerez.

-¿Qué destacaría de su trayectoria?

-Acumulo ya 41 primeros premios de cante flamenco. Tengo también el Melón de Oro de Lo Ferro (Murcia), que gané en 2017, y en 2009 me llevé el premio Antonio Mairena por Bulerías. En cuanto a festivales a nivel nacional, he estado en muchos, aunque no tantos como los que me están saliendo ahora. La Lámpara Minera te abre muchas puertas de par en par, entre ellas las de Madrid.

 

 

 

El redactor recomienda