Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Nacho Navarro, durante la grabación del programa en la Torre de San Martín

Nacho Navarro, presentador del programa ‘El legado invisible’, de Aragón TV: “La ciencia y lo legendario son compatibles porque tienen territorios diferentes”

El espacio disecciona el patrimonio aragonés y turolense gracias a la tecnología de escaneo Lidar

Aragón TV repasa los martes (21.35 h.) en El legado invisible los monumentos más emblemáticos de Aragón haciendo uso de una tecnología que permite mirar más allá de los muros y las bóvedas, y poniéndolo en relación con la historia y los misterios que los envuelven. El castillo de Alcañiz, la sinagoga de Híjar o el programa especial sobre Teruel capital pueden verse ya en Aragón TV A la Carta, y a lo largo de las próximas semanas el espacio producido por Win Win Audiovisual arrojará luz sobre el patrimonio de otras localidades turolenses y aragonesas.

-¿Qué tiene de particular 'El legado invisible'

-Lo que es único de verdad, de lo que no existe un precedente en España de esta dimensión es el formato y la utilización del escáner láser Lidar. Escaneamos todas las ubicaciones y levantamos un plano en tres dimensiones, casi como un holograma, que nos permite diseccionarlos al detalle. Los seres humanos solo llegamos a donde la vista nos permite, pero no podemos atravesar los muros. Con esta tecnología conseguimos suprimir los límites que nos impone la piedra o la gravedad; podemos subir a cualquier planta, bajar al subsuelo, ver los tejados, los laterales... Gracias a eso podemos comprender muy bien las ubicaciones de cada edificio, y de cada elemento constructivo que forman los castillos, catedrales, torres o palacios. Y ese conocimiento lo combinamos con el que nos llega a través de sus leyendas y sus historias.

-¿En qué clase de edificios se fijan?

-Buscamos las construcciones espectaculares, que de eso Aragón y Teruel puede presumir a nivel mundial, pero también ubicaciones desconocidas o con elementos más desconocidos. La Torre de San Martín en Teruel, por ejemplo, ha estado muy pocas veces abierta al público. Cuando se inauguró hace catorce años se pudo visitar unos días pero después se volvió a cerrar. Así que nosotros volvemos a mostrarla y de forma diferente,  accediendo a sitios que, aunque el monumento fuera visitable, no podríamos ver. Podemos ver todos los cimborrios, lo más alto de las torres, subsuelos inaccesibles, las falsas sobre las bóvedas... podemos entrar y ver lugares que quizá cada cinco años accede una persona a cambiar un cable o arreglar una madera, o donde quizá no entra nadie en cuarenta años. Conseguimos desempolvar zonas completamente desconocidas y entender mucho mejor, de ese modo, nuestro patrimonio.

-Ser la avanzadilla del espectador debe ser una magnífica oportunidad para usted, apasionado de las leyendas con raíz histórica...

-A mí sobre todo me apasiona la fusión de estos dos patrimonios, el material y el inmaterial. Siempre digo que hay localidades que ni tendrían tirón turístico ni quizá se entenderían si no fuera por sus leyendas, por su historia, por lo que significan. Hay edificaciones que arquitectónicamente no son tan espectaculares pero tienen una cantidad de historias e incluso de misterios que lo hacen muy interesante. Así que estoy convencido de que los dos patrimonios tienen el mismo valor. Igual que hay que restaurar lo material, tenemos que conservar lo inmaterial. Las personas mayores que se van yendo se llevan un trozo de esas leyendas y sucesos con ellos, y no tienen nada que envidiar al patrimonio tangible.

-En ocasiones la ciencia y la tecnología como las que utiliza 'El legado imposible' no se llevan demasiado bien con ese componente legendario. La luz a veces vela el misterio.

-Bueno, la ciencia y la tecnología no siempre están para buscarle una explicación a cada cosa. Hay cosas que no la tienen o que si la tienen estamos a años luz de encontrarla. En mi opinión, cuando buscamos una razón muchas veces termina ganando la historia y la leyenda a la ciencia.

-¿Por qué? ¿Porque en realidad lo deseamos?

-Muchas veces las historias, que en épocas antiguas eran fundamentales para explicar el mundo, se van exagerando con el tiempo, pero incluso eso suele tener su explicación. Insisto en que la ciencia y lo legendario son compatibles porque no se chocan entre ellas. Cada una tiene un territorio que le es propio, y desde luego en este programa no las confundimos.

-¿Qué ubicaciones se destacan, por haberse encontrado más interesantes, en Teruel?

-Por ejemplo las cuatro grandes torres mudéjares, iconos de la humanidad sin ninguna duda y de una riqueza extraordinaria. Yo no sé hasta qué punto son conocidas o desconocidas por los propios turolenses, pero estoy convencido de que diseccionarlas como lo hemos hecho va a picar la curiosidad de mucha gente de fuera. Los dos aljibes de Teruel  son espectaculares, y la Catedral, solamente con su techumbre ya tendría justificado un programa entero. Las obras hidráulicas, con el acueducto más importante de España de su época, de cuatro kilómetros de largo y una perfección y minuciosidad en su construcción y en sus cálculos que asusta. Cuando soy testigo de esta perfección  me pregunto si las obras que estamos construyendo actualmente serán capaces de demostrar la misma robustez y belleza.