Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

Víctor Vidal Caballé, agricultor ecológico: “Los que producimos en pequeño volumen debemos diferenciarnos en el producto” Víctor Vidal Caballé, agricultor ecológico: “Los que producimos en pequeño volumen debemos diferenciarnos en el producto”
Víctor Vidal Caballé, con algunas de las legumbres de su cosecha, envasadas y preparadas para la venta directa

Víctor Vidal Caballé, agricultor ecológico: “Los que producimos en pequeño volumen debemos diferenciarnos en el producto”

Cultiva garbanzos de La Portellada, de cuyas cualidades habló en las Jornadas Gastronómicas del Matarraña
banner click 244 banner 244
Se dedica a la agricultura ecológica desde 1999. La forma que tiene Víctor Vidal de entender su trabajo no tiene nada que ver con aquella agricultura basada en la competitividad y en los grandes rendimientos, esa que mineraliza hasta el extremo para obtener la máxima productividad. Cultiva almendros y olivos, pero también tomates autóctonos y garbanzos de La Portellada, un producto cuyas cualidades explicó esta semana en las Jornadas Gastronómicas que organizó el Instituto Matarraña.

-¿Qué cualidades tiene el garbanzo de La Portellada?

-Es un garbanzo de tamaño medio, lo que representa una ventaja frente al garbanzo de mayor tamaño, que es excesivamente harinoso y menos agradable al paladar, y frente al de tamaño pequeño, pues de estos necesitas producir mucha cantidad para obtener una cierta rentabilidad. Aparte del tamaño, este garbanzo tiene unas cualidades organolépticas muy interesantes, se cuece fácilmente, no se deshace al cocer, no se le separa la piel, no se parte y la textura al paladar es muy agradable. Normalmente se busca que el garbanzo sea mantecoso, aunque sin abusar, y que no sea excesivamente granuloso. El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (CITA) de Teruel lo ha incluido como cultivo de innovación y propagación en la provincia de Teruel para nuevos agricultores.

-¿Qué efectos tiene que lo haya seleccionado el CITA?

-Significa que la multiplicación de este garbanzo está garantizada por la administración y que cuando los agricultores piden asesoramiento para implantar nuevos cultivos en la zona la semilla que se proporciona es ésta. Es importante, porque significa que la administración está ayudando a que esta variedad local sobreviva y no se quede como un producto de autoconsumo, y eso es lo que  interesa, que las variedades locales que son de tan buena calidad se cultiven y lleguen al mercado.

-¿Cómo valoran esa calidad?

-Para estudiar sus cualidades se han utilizado las fichas del panel de cata de la Denominación de Origen Pedrosillano. Nos hemos basado en sus parámetros de calidad y la puntuación para este garbanzo ha sido excelente. Además, allí donde se está vendiendo, en establecimientos de hostelería, lo consideran un producto excelente.

-¿Qué aporta esta legumbre?

-Es uno de los alimentos que más cantidad de vitaminas y oligoelementos tiene. Al garbanzo se le valoraba tradicionalmente por la cantidad de proteína que aportaba, y si se suplementa con otros alimentos como el arroz, su poder alimentario es absoluto. Además, se pueden comer con tortilla, con ensaladas, con cocido, etc. En cocina tienen muchas opciones.

-¿Es fácil de cultivar?

- Tiene el inconveniente de que la humedad no le va bien, no la tolera, y que busca tierras fértiles, es decir, necesita un suelo de calidad. Por el contrario, es un producto de ciclo rápido que se desarrolla en cuatro meses. Se siembra en marzo y en junio se cosecha y no da problemas de conservación en postcosecha. Para evitar que se eche a perder se le realiza un tratamiento de frío, dejándolo a -18º durante unos días. Con eso basta.

-¿Y la mecanización?

-Si hay superficie se puede mecanizar con cosechadora y, si no tenemos un espacio suficiente, debe cosecharse de manera manual, ahora bien, esta última opción es muy entretenida. Como hoy en día las producciones son bajas y
el proceso de recolección es muy manual, los precios son altos.

-¿Dónde se cultiva en Aragón?

-Sabemos que hay agricultores en la provincia de Teruel, en Zuera y en el Matarraña. Yo he pasado semillas a agricultores de Zaragoza y de Caspe.

-¿Hace venta directa?

-Todo se vende directamente y el mercado está muy receptivo, porque son productos muy peculiares. Prácticamente nada más sacar el producto, está vendido, lo cual es de agradecer.

-¿Con qué tipo de maquinaria se recolecta?

-La misma máquina cosechadora del cereal recoge el garbanzo. Después de recolectado se  le sacan las impurezas con una máquina de aire y ya está terminado el proceso. La clave es tener una superficie suficientemente amplia, al menos más de media hectárea para que resulte rentable cultivarlo.

-¿Qué otros cultivos  peculiares como el garbanzo produce?

-También cultivo judías blancas de Beceite, judías del aumento, que son de mata alta, y otra judía que se la llama del Pilar; tomate de invierno, tomate serengue y de Alacón; y, finalmente, cultivo patatas, cebollas, hago aceite y recolecto almendras. Ya hace años que me dedico a ello. En el año 2016 empecé con los tomates y las judías y este año comenzamos con los tirabeques, en colaboración con el Gobierno de Aragón como banco de experimento e investigación.

-¿Por qué estas variedades?

-Porque son excelentes y, si trabajas con volúmenes pequeños como yo, hay que diferenciarse con este tipo de productos del agricultor que se dedica a la gran producción.

El redactor recomienda