Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León presentan un informe que articula cómo aplicar las ayudas a Teruel, Cuenca y Soria Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León presentan un informe que articula cómo aplicar las ayudas a Teruel, Cuenca y Soria
Mayte Pérez se ha reunido desde Teruel por videoconferencia con Castilla-La Mancha y Castilla y León

Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León presentan un informe que articula cómo aplicar las ayudas a Teruel, Cuenca y Soria

Las tres comunidades trasladan el documento al Gobierno central, que es el encargado de impulsar las bonificaciones a los costes laborales

Un informe elaborado por una consultora propone aplicar un tipo de cotización empresarial por contingencias comunes en el Régimen General de la Seguridad Social inferior al general para articular las bonificaciones en los costes laborales para Teruel, Cuenca y Soria, al amparo de las Directrices de la UE sobre ayudas estatales de finalidad regional.

El estudio facilita así al Gobierno central la herramienta jurídica necesaria para que Bruselas valide las ayudas, de forma que no tenga efectos negativos sobre la competencia y el comercio, como exige la Comisión Europea.

El resultado de este trabajo se ha puesto en común en la reunión por videoconferencia que han mantenido la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez; el vicepresidente de la Junta de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez-Guijarro, y el consejero de Economía de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo.

Culmina así el trabajo que los tres gobiernos autonómicos llevan haciendo desde hace meses para que sean realidad estas bonificaciones, informa el Gobierno de Aragón en un comunicado.

La consejera de Presidencia ha destacado la importancia que pueden tener estas ayudas para el tejido productivo turolense ya que las bonificaciones alcanzan a todas las empresas y autónomos que desarrollen su labor en la provincia, "sin límite de trabajadores y mientras la normativa europea se mantenga".

Ha recordado que el ejecutivo aragonés trabaja en esta cuestión de "desde febrero de 2019", que presentó las alegaciones a la Comisión Europea junto a los gobiernos de Castilla-La Mancha y Castilla y León y que ahora presenta "un informe riguroso" destinado a que el Gobierno de España "defina cómo va a hacer viables las bonificaciones".

Ahora lo debería solicitar a la Comisión Europea, para que Bruselas compruebe que garantiza la igualdad de condiciones de competencia.

La consejera ha agradecido al Gobierno su "disposición clara a la hora de que estas ayudas estén más cerca de hacerse realidad" mediante la inclusión en los Presupuestos Generales del Estado.

La forma más operativa de articular las ayudas, que también podría alcanzar a zonas adyacentes con una densidad de población menor de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, es mediante la aplicación de beneficios sobre las cotizaciones a la Seguridad Social y, en concreto, sobre las aportaciones empresariales a las cuotas por contingencias comunes en el Régimen General, de forma que se establezca un tipo aplicable inferior al general.

El documento remitido al Gobierno de España pone de manifiesto que este régimen propiciaría la atracción y la consolidación de empresas en las que el peso de los costes laborables sea considerable frente a otros factores de producción y se crearía o se mantendría empleo en estos territorios.

Según el informe, elaborado por la consultora Garrigues, el tipo de cotización empresarial por contingencias comunes en el Régimen General de la Seguridad Social, actualmente fijado en el 23,6 %, podría reducirse en el importe correspondiente hasta alcanzar el 20 % de los costes laborales, mientras que en el caso de los autónomos, en el que el este tipo de cotización asciende al 28,3 %, podría verse reducido del mismo modo hasta alcanzar como máximo el 20 % de los costes laborales del trabajador.

Las ayudas estarán vigentes mientras sean compatibles con la normativa europea y no es necesario que las empresas tengan su domicilio social o la totalidad de sus centros de trabajo en la zona asistida, aunque solo resultarán de aplicación los costes laborales incurridos por las empresas en la mencionada zona.

Sí se exigirá la inclusión de los trabajadores en el Código de Cuenta de Cotización específico de la empresa en dicha provincia y que residan ahí, fijándose un mínimo de 183 días en el año natural de permanencia y exigiéndose su empadronamiento.

Entre los requisitos estaría la incorporación efectiva al Sistema RED, de remisión electrónica de datos, o hallarse al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias y de Seguridad Social durante la aplicación de la ayuda. 

El redactor recomienda