Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

El Arquillo dobla la media estatal en reserva de agua, aunque está en el nivel más bajo del último lustro El Arquillo dobla la media estatal en reserva de agua, aunque está en el nivel más bajo del último lustro
Imagen del embalse del Arquillo, en San Blas, tomada el pasado domingo. Está casi al 72 % de su capacidad en el inicio del otoño. F.J.M.

El Arquillo dobla la media estatal en reserva de agua, aunque está en el nivel más bajo del último lustro

La presa del barrio de San Blas inicia el otoño casi al 72 % de su capacidad
banner click 244 banner 244

El embalse del Arquillo ha iniciado el mes de octubre a un 71,95% de su capacidad, el nivel más bajo del último lustro que ha registrado la presa a comienzos del otoño. No obstante, su reserva en términos porcentuales se encuentra al doble de la mayoría de la que registran los pantanos españoles ante la situación de sequía que se prolonga desde hace varios meses. En la vecina cuenca hidrográfica del Ebro la reserva hídrica ha caído al 36,2%, cuando en el conjunto del país la semana pasada los embalses se encontraban de media al 32,5%.

Aunque las reservas de agua en el Arquillo son inferiores a las registradas durante del último lustro en esta época del año, la presa de San Blas, dependiente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, se encuentra a un buen nivel, con un porcentaje de almacenamiento que es superior en prácticamente veinte puntos con respecto al resto de la cuenca.

El embalse de San Blas registraba en la tarde del lunes 15,1 hectómetros cúbicos de agua, lo que supone un 71,95% de su capacidad. Es el nivel más bajo de los últimos cinco años, en los que la presa ha estado por encima del 80% al comenzar el otoño tras la gran sequía de 2017, cuando la presa llegó a estar a comienzos de octubre a solo el 19,49% de su capacidad, el nivel más bajo de lo que va de siglo en este mes.

Tras las intensas precipitaciones de la primavera del año siguiente, que llenaron en poco tiempo el embalse, y tras mantenerse las lluvias durante los meses de verano, en 2018 el Arquillo llegó al otoño encontrándose al 87,33% de su capacidad.

Los tres años siguientes fueron también buenos, puesto que en 2019 inició octubre al 80,86%, en 2020 lo hizo al 86,9% y el año pasado al 86,4%. El embalse del Arquillo comenzó el año con un nivel óptimo e incluso en mayo llegó a alcanzar su estado más alto de los últimos veinte años en ese mes, y durante todos estos meses se ha ido manteniendo a unos niveles porcentuales muy por encima de las cuencas hidrográficas del conjunto del país.

De acuerdo con los últimos datos facilitados por el Miteco el mes pasado, a la espera de la actualización semanal que haga hoy, la reserva hídrica de los pantanos españoles se encontraba al 32,5% de su capacidad, menos de la mitad del 71,95% en que se encuentra el Arquillo, con lo cual su situación es buena comparativamente aunque esté por debajo de lo que nos tenía acostumbrados en los últimos años.

Leyenda

Muestra de ese descenso es que el islote que queda frente al embarcadero de los meses de verano vuelve a estar conectado por un brazo de tierra, mientras que al fondo se observa también el descenso del nivel al haber aflorado algunos terrenos que normalmente están bajo el agua cuando está más lleno.

Con un 71,5% de agua embalsada el Arquillo no presenta problemas de reservas y de hecho durante el último mes prácticamente no ha sufrido variaciones. El mes de septiembre lo inició prácticamente al mismo nivel, con 15,21 Hm3 de agua embalsados, frente a los 15,1 que almacena en el momento actual. Con respecto a principios de agosto ha perdido un hectómetro cúbico y medio, y en relación a julio cuando comenzó el verano, 3,2 Hm3.

Nada que ver la situación del Arquillo con la de los embalses de la cuenca del Ebro. El lunes se supo que el volumen de agua embalsada en los pantanos de esta otra cuenca se sitúan al comenzar la semana en el 36,2% de su capacidad, con 2.868 hectómetros cúbicos de los 7.917 que pueden albergar en su totalidad, tras perder en la última semana un 5,8 por ciento.

Según los datos aportados este lunes por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), en la misma semana del año pasado la situación era de 4.022 hectómetros cúbicos, correspondientes al   50,8 % de la capacidad total, mientras que el promedio de los últimos cinco años (2017-2021) se sitúa en el 52,3% con 4.142 Hm³.

La reserva de agua embalsada en dicha cuenca no supera la reserva promedio de los últimos cinco años y se encuentra también por debajo de la cifra de 2021 y de la del mínimo, que se produjo en el año 2017 con 3.374 Hm³ y el 43 % de la capacidad total. En la margen derecha los pantanos están al 54% de su capacidad con 340 hectómetros cúbicos y por encima tanto de la de 2021, que fue de 333 hectómetros cúbicos y el 52%. Superan el promedio de los últimos cinco años, que es de 284 Hm³ y el 45% de la capacidad, y del mínimo de los últimos cinco años, que se registró en 2017, con 163 Hm³ y el     26 % de la capacidad total de almacenamiento.

El redactor recomienda