Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

El servicio de Otorrino del Polanco logra estar al completo tras un año sufriendo la falta de especialistas El servicio de Otorrino del Polanco logra estar al completo tras un año sufriendo la falta de especialistas
El equipo del servicio de Otorrinolaringología del Hospital Obispo Polanco de Teruel

El servicio de Otorrino del Polanco logra estar al completo tras un año sufriendo la falta de especialistas

La unidad dispone ya de tres médicos, además de uno más para hacer guardias
banner click 244 banner 244

El Hospital Obispo Polanco de Teruel vuelve a tener su servicio de Otorrinolaringología al completo, tras casi un año con graves problemas de falta de especialistas, lo que está permitiendo reducir listas de espera, incorporar nuevos tratamientos y colaborar con otras unidades del centro sanitario.

Tras el concurso oposición de esta especialidad, se cubrieron en mayo las tres plazas del servicio por los facultativos Fernando García, Yolanda Lois y Guillermo Gil, además, se mantiene el contrato para reforzar las guardias con el doctor Miguel Laguía.

En estos meses se ha logrado reducir la lista de espera de las primeras consultas que se había disparado y las revisiones van al día. Hay atención médica todos los días de la semana con las consultas por las que pasan semanalmente unos 120 pacientes a la semana, además de las guardias.

La actividad quirúrgica se concentra de momento un día a la semana, ya que como el número de pacientes que se atendían era pequeño no había muchas intervenciones pendientes y, cuando se incremente la demanda, se estudiará si es necesario ampliarlo, según explicó el doctor Fernando García.

Junto a la dotación del personal, la Gerencia del Servicio Aragonés de Salud del sector Teruel ha invertido alrededor de 60.000 euros para la renovación del equipamiento del servicio de Otorrinolaringología. “El material era muy viejo con 30 o incluso 50 años, estaba obsoleto y ahora se ha comprado nuevo. Eran cosas que venimos reclamando desde hace muchos años y que ahora, afortunadamente, se están empezando a solucionar”, comentó el doctor Laguía que aseguró que esta inversión “hará que la atención pueda ser mucho mejor”.

Con esta actualización están llegando a Teruel exploraciones y técnicas que en todos los sitios de España se hacían.

Precisamente, esta apuesta desde la Gerencia del Salud y desde la dirección del hospital por potenciar esta unidad fue uno de los elementos que llevaron a estos jóvenes profesionales -que hicieron juntos su especialización en el Hospital Clínico de Zaragoza- a pedir las vacantes en el Obispo Polanco. Fernando García recordó que cuando sacó la plaza en la oposición, habló con la gerente del sector Teruel, Perla Borao, que le dijo que iban a renovar el material y que iban a hacer todo lo posible para que estuvieran “a gusto” y que si querían hacer alguna técnica quirúrgica que supieran hacer o mejorar algo les iban a apoyar y el doctor García aseguró que tanto ella como la directora del hospital, Ana Garzarán, les han respaldado en todo lo que han propuesto.

Entre los nuevos aparatos adquiridos para el servicio de Otorrino hay nuevos microscopios para consulta que son modernos y muy útiles, según los especialistas. Asimismo, se está pendiente de la llegada de aparatos de fibroscopia que sirven para hacer exploraciones que no se hacían hasta ahora, para la extracción de cuerpos extraños y biopsias por vía endoscópica que “facilitan mucho la operativa tanto para nosotros como para la comodidad del paciente”, detalló Miguel Laguía.

También se contará con estroboscopia para el análisis de la voz, a través de una técnica para poder ver las cuerdas vocales a cámara lenta y mejorar así el diagnóstico de la patología de la voz.

Por otro lado, la estabilización de la plantilla también ha permitido intensificar la colaboración con otros servicios como Oftalmología, Dermatología, Rehabilitación o Neumología, entre otros.  El doctor Guillermo Gil comentó que el hecho de ser un hospital pequeño facilita la relación entre los distintos equipos, ya que se reduce la burocracia.

“Dermatología la semana pasada nos pidió una ayuda para detectar un ganglio centinela en un melanoma que nunca habían hecho aquí y, hablando con Dermatología y Cirugía, dijimos que a partir de ahora los podíamos hacer nosotros”, explicó el doctor García.

También se colabora en los test de disfagia con Rehabilitación y Neurología. Asimismo, puede haber pacientes compartidos con Neumología.

En cuanto a la relación con los pacientes, el doctor Gil, que ha estado en el Clínico de Zaragoza, señaló que el seguimiento se puede hacer mejor que en un gran hospital ya que en un servicio grande “la responsabilidad se acaba diluyendo”. Para Fernando García y Yolanda Lois el cambio ha sido menor porque estaban en Soria, además esta última es turolense.

Satisfacción en los pacientes

La enfermera del servicio de Otorrinolaringología Cristina Eced Villarroya aseguró que los pacientes están ahora contentos porque después de este tiempo con falta de especialistas ahora son atendidos por los médicos. Además, también ha tenido muy buena acogida el circuito que permite hacer la audiometría y en el mismo momento tener los resultados que reduce el número de visitas. El doctor Miguel Laguía que se han mantenido todo este tiempo pasando consulta a media jornada y haciendo guardias, reconoció que “ha habido temporadas difíciles” en esta unidad y que cuando estuvo solo intentó hacer una atención mínima y descartar la patología más urgente o más importante.

Teruel podría colocar implantes osteointegrados auditivos pronto

Uno de los proyectos que se quiere poner en marcha en el servicio de Otorrinolaringología del Hospital Obispo Polanco de Teruel es la colocación de implantes osteointegrados auditivos, una técnica para la que actualmente los pacientes turolenses que lo necesitan tienen que desplazarse a Zaragoza.

La doctora Yolanda Lois explicó que ya han presentado un informe y han solicitado la ampliación de la cartera de servicios. “Este tipo de implante sirve para mejorar la audición en pacientes que no pueden llevar audífonos en casos concretos, personas que tienen hipoacusia de transmisión y que no pueden llevar audífonos porque les produce problemas de infecciones”, detalló la especialista.

La otorrino explicó que el hospital no tiene que comprar ningún material porque se pone un tornillo y luego hay que colocar un procesador que eso lo hace una empresa contratada para ello. “El paciente se evitará muchos viajes a Zaragoza”, destacó la doctora Lois, ya que ahora es necesario hacer varias consultas allí, primero para hacer el diagnóstico y la indicación quirúrgica, luego operarlo allí y las revisiones posteriores. El objetivo es poder hacer todo el proceso en Teruel.

El redactor recomienda