Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Los biólogos de Aragón se suman a la moratoria de los proyectos renovables Los biólogos de Aragón se suman a la moratoria de los proyectos renovables
Buitre leonado, una de las especies amenazadas por los aerogeneradores. SEO

Los biólogos de Aragón se suman a la moratoria de los proyectos renovables

Exigen planificación para combatir el cambio climático de forma sostenible

El Colegio Profesional de Biólogos de Aragón (COPBA) pide una moratoria a las nuevas autorizaciones de parques eólicos y fotovoltaicos hasta que exista en Aragón una planificación territorial adecuada para su instalación.

Así lo solicita en un manifiesto en el que aboga por asegurar una acción contra el cambio climático que sea sostenible.

“La ausencia de una ordenación del territorio ante el reto de la implantación de energías renovables para combatir el cambio climático nos ha puesto en una nueva situación que está llevando a un punto de difícil retorno”, alerta el COPBA, que cuestiona que “una gran parte de los proyectos se están declarando de interés general y/o autonómico (…) a pesar de emplazarse sobre territorios donde ya están asentadas o se están impulsando otro tipo de actividades económicas para el desarrollo de la economía local, como las turísticas o las agrícolas”.

Los biólogos acusan al Gobierno de Aragón de “dejación administrativa de funciones” y le urgen planificación “atendiendo a la ordenación de usos propia de la planificación territorial y no dejando al margen la ordenación de los usos en el territorio, los recursos intangibles que provienen de los servicios que generan los ecosistemas naturales, la prevención y control de la contaminación y la protección y recuperación de la biodiversidad”.

Reconocen como “imprescindible aplicar actuaciones sostenibles de mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático”, pero advierten de que “la implantación de estas fuentes de energía a gran escala genera múltiples tensiones sociales ante un cambio del régimen productivo allí donde se asientan”.

El COPBA se pregunta si “la brecha entre territorios despoblados productores y áreas metropolitanas consumidoras” no se abrirá más, y “si los puestos de trabajo que se generen en fase de explotación serán mayores o menores que los que reste al acarrear la pérdida de puestos agropecuarios,  y de la emigración de la población rural a las ciudades, una vez que se aseguran una  renta por el alquiler de sus propiedades”.

Los biólogos aragoneses cuestionan específicamente el Clúster Maestrazgo (con 22 centrales eléctricas, 161 aerogeneradores de casi 200 metros de altura, 507 torres de alta tensión, más de 180 kilómetros de líneas eléctricas, 300 kilómetros de caminos y diez subestaciones), promovido por Forestalia, así como los que se proyectan en el Pirineo, pues “suponen la transformación de un territorio”.

Advierten de que “el elevado número de expedientes tramitados, así como la magnitud de muchos de los proyectos planteados, está colapsando” al Instituto Aragonés de Gestión Ambiental y a la Dirección General de Política Energética y Minas.

El COPBA lamenta el escaso grado de detalle de los proyectos presentados por los promotores, y que en los estudios de impacto ambiental que acompañan “únicamente incluyen estudios parciales de avifauna y quirópteros, indicando que se entregará el estudio anual en la fase de seguimiento una vez implantadas las instalaciones’, o “no se incluye  la presencia de áreas críticas para la fauna o de conservación para la biodiversidad, incluso en espacios de la Red Natura 2000”.

Critican la fragmentación de expedientes para tener “menos limitaciones en cuanto a la evaluación de impacto ambiental”, y les llama la atención “la baja transparencia de los procedimientos”, con “plazos muy cortos para revisar la compleja documentación de estos proyectos y efectuar las alegaciones”. Además, apostillan, “en muchos casos no se informa a las organizaciones directamente afectadas (comunidades de regantes, ayuntamientos o los propios agricultores o particulares afectados)”.

Alertan de que las fotovoltaicas amenazan aves esteparias como sisón, ganga, ortega y avutarda, mientras que las eólicas “producen cuantiosas bajas por colisión de aves (buitre leonado, cernícalo primilla, milano real) y  murciélagos contra sus palas. En 2020 murieron 500 animales y “es seguro que en 2021 las cifras serán mucho mayores” por la puesta en marcha de centrales.

Medidas

Por todo ello, el COPBA exige una moratoria a las nuevas plantas solares y eólicas en Aragón mientras no haya una planificación territorial adecuada; solicita la coordinación administrativa de los procedimientos de evaluación ambiental autonómica y estatal para detectar sinergias y acumulación de efectos; aumentar la calidad de los proyectos y documentos ambientales; detallar todas las acciones que se generen en fase de obras, explotación y desmantelamiento; no aprobar proyectos con impactos ambientales críticos, aun con medidas correctoras; basar las decisiones ambientales en criterios científicos y técnicos sólidos y no en presiones políticas; garantizar la independencia técnica plena de los estudios costeados por el promotor; no declarar las inversiones de interés autonómico salvo casos excepcionales; impulsar y favorecer soluciones de menor coste social y ambiental; y acercar los centros de generación a los de consumo.

El redactor recomienda