Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Recuperada en Camarillas una columna vertebral de más de cinco metros de un enorme dinosaurio de unos 145 millones de años de antigüedad Recuperada en Camarillas una columna vertebral de más de cinco metros de un enorme dinosaurio de unos 145 millones de años de antigüedad
Paleontólogos junto al herrero Alberto Ros montando la estructura de hierro. Fotografía: Diego Castanera/ICP

Recuperada en Camarillas una columna vertebral de más de cinco metros de un enorme dinosaurio de unos 145 millones de años de antigüedad

Investigadores del grupo Aragosaurus-IUCA y del ICP extraen en Camarillas una serie vertebral con 15 vértebras articuladas del cuello y de la espalda de un saurópodo de unos 25 metros de longitud
Paleontólogos del grupo Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza y del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) han recuperado la serie vertebral articulada más completa de un dinosaurio saurópodo gigante en España. Los fósiles de unos 145 millones de años hallados en Camarillas (Teruel) incluyen parte de una columna vertebral de más de 5 metros, con al menos 15 vértebras articuladas del cuello y de la espalda de un dinosaurio gigante, que probablemente pertenecen a una nueva especie todavía no descrita.

“Las vértebras miden más de 30 cm de largo y, a falta de su preparación, se estima que cada una de ellas puede medir casi un metro de altura. Pertenecen a un dinosaurio que bien podría alcanzar una longitud superior a los 25 metros y, posiblemente, sea uno de los más grandes de Europa”, ha destacado el paleontólogo Diego Castanera, investigador postdoctoral, que ha liderado este trabajo junto a José Ignacio Canudo, investigador principal del grupo Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza.
 
El equipo tras la excavación de la serie vertebral articulada, una vez protegida con yeso. Diego Castanera/ICP


Durante los últimos meses las excavaciones de estos fósiles del yacimiento de La Peñuela (Camarillas, Teruel) se han desarrollado con una gran complejidad técnica. “La extracción de la serie vertebral no ha sido tarea fácil”, comenta Castanera. En primer lugar, tras la excavación y protección con yeso de las vértebras hubo que separar el bloque en dos partes, para evitar que la “momia” (nombre técnico que se usa para denominar la estructura que envuelve el fósil) tuviera demasiado peso y también para facilitar su manejo y extracción. Posteriormente, se realizó una estructura de hierro (realizada por el taller Martin Pérez de Cedrillas) para finalmente montar una caja de cartón que fue rellenada de poliuretano expansible.

Las dos “momias” fueron retiradas del yacimiento con una máquina giratoria y una góndola por Juan Ramón López y transportadas a Camarillas. Allí, aguardan para su preparación y su posterior estudio científico que sin duda aportará nuevos datos sobre los dinosaurios gigantes, ya que posiblemente se trate de una nueva especie para la ciencia.

Las excavaciones han sido financiadas por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón y han contado también con el apoyo del Ayuntamiento de
Camarillas. Dichas excavaciones forman parte de la investigación postdoctoral desarrollada por el director de la actuación Diego Castanera, sobre el cambio de faunas en el tránsito Jurásico-Cretácico de la Cordillera Ibérica y que han sido financiadas por la Agencia de Gestión de Ayudas Universitarias y de Investigación de la Generalitat de Cataluña (AGAUR) y también forman parte del proyecto de investigación del Grupo Aragosaurus-IUCA financiado por el Ministerio de Ciencia.

El yacimiento fue descubierto por el vecino de Camarillas Pedro Cirugeda y ha permitido la recuperación de más de 80 fósiles, de los que la mayor parte pertenecen al dinosaurio saurópodo. Pero también se han encontrado dientes de dinosaurios terópodos (carnívoros) y de cocodrilos, así como abundantes restos de plantas. En conjunto el yacimiento aporta una información muy interesante sobre los ecosistemas del intervalo Jurásico-Cretácico, hace unos 145 millones de años.

 

El redactor recomienda