Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

Varias comarcas de la provincia unen fuerzas para evitar  la fusión de las cuadrillas forestales Varias comarcas de la provincia unen fuerzas para evitar  la fusión de las cuadrillas forestales
Jornada de prácticas que realizaron de forma conjunta las cuadrillas de Mosqueruela y Cantavieja

Varias comarcas de la provincia unen fuerzas para evitar la fusión de las cuadrillas forestales

Fuertes protestas en Gúdar-Javalambre, Maestrazgo, Sierra de Albarracín y Bajo Aragón
Cruz Aguilar

La remodelación de las cuadrillas forestales que la Dirección General de Gestión Forestal y Medio Natural ha comunicado a los propios trabajadores ha caído como un jarro de agua fría en las comarcas más afectadas –Gúdar-Javalambre, Maestrazgo, Sierra de Albarracín y Bajo Aragón–, que se van a movilizar para evitar lo que califican de “error de bulto”. A juicio de los responsables de estos territorios, la agrupación de las cuadrillas supondrá una desprotección del monte debido a que se incrementará el tiempo de respuesta en caso de incendio.

Desde estas cuatro comarcas se va a informar a los alcaldes mediante comunicados oficiales o a través de consejos consultivos con el fin de que conozcan la situación y, entre todos, sumar fuerzas para exigir a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, que preside el socialista Joaquín Olona, que interceda para evitar el nuevo diseño que ha realizado la Dirección General de Gestión Forestal, ocupada por Diego Bayona (Podemos) y que conocen porque ha sido enviada a las propias cuadrillas, ya que, según recalcan, no han sido informados de forma oficial.

El presidente de la comarca de Gúdar-Javalambre, Ángel Gracia (Partido Socialista), asegura que la estructura que hay actualmente permite “llegar en el menor tiempo posible al punto del incendio” y, añade, “sofocar un fuego depende de la prontitud” en abordarlo.

En su comarca la medida afecta a las cuadrillas de Camarena de la Sierra y Manzanera, “de gran importancia desde el punto de vista forestal”, señala el presidente, y que pasarán a integrarse con la de Sarrión en este último municipio. Por todo ello, Gracia considera que “la propuesta no es razonable ni operativa desde el punto de vista de la singularidad de la comarca Gúdar-Javalambre, con un potencial forestal importantísimo”. El responsable  muestra su disconformidad también con el proceso porque “desde la Dirección General se ha intentado evitar la implicación y la participación de la estructura comarcal”, dice.

Puntos calientes

En el Maestrazgo la remodelación que ha llegado hasta las cuadrillas no gusta porque el territorio se queda sin dos retenes fundamentales al pasar el de Cantavieja a Mosqueruela y el de Ejulve a Montalbán. Precisamente se trata de las zonas donde se originaron los dos grandes incendios que más superficie han calcinado en la provincia de Teruel, el del Maestrazgo del año 1994 –donde ardieron 30.000 hectáreas– y el de Aliaga-Ejulve, que calcinó unas 8.000.

El presidente comarcal, Roberto Rabaza (PAR) precisa que la remodelación “no es operativa” y comenta que esta opinión también la comparten los agentes de protección de la naturaleza con los que ha hablado. El traslado de las cuadrillas supondrá una pérdida de efectividad al alejarlas, además, de unas zonas de bosque mediterráneo con mucho matorral y susceptibles de incendios, detalla el responsable.

Por otro lado, Roberto Rabaza destaca la importancia que los retenes tienen en la prevención porque “siguen una hoja de ruta, quitan maleza y hacen claras”, enumera, para añadir que “Aragón es de las comunidades que mejor funciona” en materia de prevención forestal. Para el presidente, los cambios planteados desde el departamento “muestran un interés que no responde a criterios técnicos”.

El presidente de la Sierra de Albarracín, el aragonesista Inocencio Martínez, califica de “error de bulto” la unificación en un solo punto de varias cuadrillas forestales. Los motivos que esgrime son, por un lado, el alejamiento de las zonas sensibles a los incendios y, por otro, el incremento en el gasto y molestia para los trabajadores. A todo ello se suma que estas medidas “no luchan contra la despoblación, sino todo lo contrario porque si se traslada el puesto de trabajo es posible que se traslade el trabajador a vivir a otro municipio”.

Martínez recalca la importancia de los agentes forestales en la extinción de los incendios y que los cambios deben responder a criterios técnicos. “Estas propuestas han salido de alguien que no conoce el tema y busca cierta eficiencia económica, pero sin contar con la realidad del territorio y las masas forestales. Esto es una cuestión social, no de ahorrar dinero”, sentencia.

Para el presidente del Bajo Aragón, el socialista Luis Peralta, estas medidas contribuyen “a desmantelar los servicios del territorio”, que queda desprotegido porque “hay muchos más kilómetros para llegar a un incendio”. El responsable bajoaragonés especifica que la comarca no ha sido informada ni consultada acerca de los cambios, de los que se enteró por otros responsables comarcales.

Los presidentes quieren movilizar a los alcaldes  con el fin de instar a Joaquín Olona a revisar los cambios planteados por Diego Bayona. Según el documento que ha enviado la Dirección General de Gestión Forestal a las propias cuadrillas,  las de Manzanera y Camarena de la Sierra se agruparán en Sarrión, localidad donde ahora no hay cuadrilla.

La de Frías de Albarracín se suma a la de Tramacastilla en esta localidad mientras que la de Villel irá a Dornaque, anexionándose a la que hay allí. Una de las zonas más afectadas por los cambios es el Maestrazgo, donde la de Cantavieja y la de Mosqueruela se unirán en Mosqueruela y la de Ejulve se traslada a Montalbán.

Por otro lado, las cuadrillas de Albalate y Lécera se agrupan en Lécera; las de Teruel y Cedrillas en Cedrillas y la de Valdealgorfa pasará a Valderrobres junto a la que hay allí. Sí se mantienen las de Castellote, Calamocha y Monroyo

El redactor recomienda