Síguenos
Varios raperos turolenses optan hoy a una plaza en la Liga Freestyle Aragonesa Varios raperos turolenses optan hoy a una plaza en la Liga Freestyle Aragonesa
Dos raperos defienden a sus dos personajes, elegidos por azar, durante el castin que tuvo lugar la pasada semana en Zaragoza

Varios raperos turolenses optan hoy a una plaza en la Liga Freestyle Aragonesa

Los Planos acoge esta tarde el segundo castin de batallas de gallos

La explanada de Los Planos, frente a Dinópolis, acogerá a partir de las 17.30 horas de hoy viernes el castin clasificatorio para la primera edición de la Liga Freestyle Aragonesa, en la que participarán en torno a una quincena de raperos turolenses.

Se trata de la segunda de las tres fases clasificatorias previstas -la primera tuvo lugar en Zaragoza la semana pasada y la última se celebrará en Huesca, en fecha todavía por determinar- para una competición que arrancará en enero y que enfrentará, en formato de liga durante varios meses en 2022, a los diez raperos aragoneses que logren convencer al jurado encargado de evaluarles.

Las competiciones de freestyle, denominadas también batallas de gallos, consisten en un enfrentamiento dialéctico y musical entre dos raperos, que con una base musical electrónica común van alternando sus rimas durante un tiempo determinado con el objetivo de demostrar su ingenio, su imaginación, su capacidad para improvisar, de ironizar y contrarrestar la ironía del rival y también su técnica para encadenar rimas y mantener una buena cadencia rítmica y estructura métrica. Cuando se realiza de forma más oficial habitualmente un jurado especializado, o el propio público, designa a un vencedor de entre los dos raperos.

Selección de participantes

Aunque la Liga Freestyle de Aragón ha convocado un castin de preselección en cada capital de provincia, para que nadie se que lo desee se quede sin participar, ninguna de ellas tiene plazas asignadas, de forma que serán los diez -o doce, todavía no está cerrada la cifra- mejores de toda la Comunidad Autónoma quienes participen en la competición que se desarrollará a partir de enero de 2022.

El castin al que concurrirán esta tarde los aspirantes en Teruel, cuyo único requisito es tener cumplidos los 18 años, consistirá en dos pruebas. En la primera dos contendientes se enfrentarán en una batalla de gallos en formato 4x4 de un minuto de duración. Cada uno de ellos habrá sacado una bola por sorteo con un personaje que tendrán que defender ante su rival.

En la segunda prueba, los participantes volverán a contar con un minuto, esta vez de forma individual, durante el cual tendrá que improvisar sus rimas sobre un tema que también será designado por sorteo.

El jurado otorgará una cantidad de puntos entre las dos pruebas, que serán los que al final del proceso preselectivo determinen si está entre los mejores de los 70 u 80 aspirantes que aproximadamente participen en los cástines. El objetivo de la organización es que durante el mes de octubre se celebre el último castin, en Huesca, en noviembre se hagan públicos los participantes y a partir de enero de 2022 pueda comenzar la competición.

Una liga autonómica

Aunque en Aragón se celebran numerosas batallas de gallos y festivales puntuales de rap y hip-hop, no existe una competición regular que se extienda a lo largo del año, al estilo de la Urban Roosters o el circuito Red Bull, que son las principales competiciones de ese tipo a nivel nacional. Eso es el hueco que pretende subsanarse.

El formato de la Liga Freestyle de Aragón se parecerá más a la Urban Rooster; es decir, los participantes se enfrentarán todos contra todos en formato de Liga, a lo largo de unas jornadas que se irán convocando durante el año. Cada enfrentamiento otorgará unos puntos, que decidirán el ganador al final de la temporada.

Según el número de raperos que participen en los preselectivos, la Liga tendrá diez o doce participantes. En el primer caso se disputarían nueve jornadas, a razón de una jornada al mes. En el segundo caso el número de jornadas sería de once, y se celebrarían dos al mes.

En cualquier caso, en cada una de esas jornadas o galas el rapero participante se enfrentará a un rival en una batalla de gallos cuyo formato exacto está por decidirse, aunque será más largo que las batallas de los cástines. El ganador sumará 3 puntos y el derrotado 0 puntos, excepto en el caso de que la victoria tenga que decidirse tras un empate y su correspondiente réplica o prórroga. Cuando haya que echar mano de esta, el ganador sumará 2 puntos y su rival 1.

El jurado encargado de dirimir al ganador de cada batalla estará compuesto por tres personas, y aunque todavía no se conocen, la organización asegura que tendrán gran experiencia y trayectoria en el mundo del hip-hop. Lo que sí está confirmado, según la organización, es que DJ Lady Funk será la encargada de pinchar las bases músicas sobre las que rimen los raperos.

Una batalla de gallos no es fácil de valorar, los elementos que deciden la victoria son bastante subjetivos y en parte depende de los gustos o de los detalles en los que preferentemente se fije un determinado jurado. En ese sentido se parece más a una competición de gimnasia rítmica que a un partido de baloncesto, por citar dos ejemplos.

Con todo, los jueces tratan de ser lo más objetivos posible a valorar una serie de conceptos en los que tiene que destacar cada contendiente. Estos son el flow, que es la cadencia y la musicalidad con la que el rapero lanza sus rimas, la propia calidad y originalidad de esas rimas, los patrones utilizados, las métricas, o la intencionalidad, el sarcasmo o las dobles lecturas que pueden extraerse de sus intervenciones, entre otras.

Al final de la Liga Freestyle de Aragón habrá premios, desde luego, aunque todavía no se han determinado y dependerán de si finalmente compiten diez o doce artistas. Y lo que tiene clara la organización es que esta competición anual nace con vocación de continuidad y que se celebre una edición cada año. Si la respuesta de los especialistas aragoneses es buena podría implementarse a medio plazo una segunda Liga, que fuera clasificatoria para la primera, y que esta alcanzara el status necesario para proporcionar puntos de los que permiten a los raperos competir contra los mejores de España en las Red Bull Series o la Urban Rooster.

El redactor recomienda