Síguenos

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

El Arquillo comienza el mes de agosto al 79%, su nivel más bajo en ese mes durante el último lustro El Arquillo comienza el mes de agosto al 79%, su nivel más bajo en ese mes durante el último lustro
El embalse del Arquillo, en el comienzo de agosto

El Arquillo comienza el mes de agosto al 79%, su nivel más bajo en ese mes durante el último lustro

La presa de San Blas tiene buenas reservas, pero empieza a echar en falta ya las precipitaciones
banner click 244 banner 244

El embalse del Arquillo de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha comenzado el mes de agosto al 79% de su capacidad, su nivel más bajo en agosto del último lustro. Aunque la presa tiene mucha reserva de agua, puesto que almacena 16,61  hectómetros cúbicos cuando su capacidad de embalse es de 21, comparativamente con otros años en estas mismas fechas empieza a echar ya en falta las precipitaciones.

El nivel de la presa de San Blas es alto, pero durante el último mes ha perdido más de un hectómetro cúbico y medio de agua al no haber llovido prácticamente. De momento no es un problema, pero el descenso de su nivel pone la atención sobre la ya prolongada ausencia de precipitaciones, sin llegar a la situación crítica de otras partes del país, donde la reserva hídrica está como media por debajo del 50%.

El nivel del Arquillo está además casi veinte puntos por encima del resto de embalses de la cuenca del Júcar, que no es de las que en peor situación se encuentra.

A mediodía de ayer la presa de San Blas tenía almacenados 16,61 Hm3, lo que supone que se encuentra a un 79% de su capacidad según los datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Júcar.

Nivel más bajo

Es el nivel más bajo del último lustro en esta época del año, cuando el Arquillo suele estar en un ejercicio normal por encima del 80% e incluso del 90% en agosto. No obstante, tampoco es un nivel bajo si se compara con el histórico de lo que va de siglo.

Hace un año la presa estaba al 87,1% en estas fechas, mientras que en 2020 llegó a estar al 94,50%. En 2019 se situó al 88% y en 2018 en el 91%, tras la gran sequía de 2017, cuando el Arquillo llegó al mes de agosto al 29,9% de su capacidad y en meses posteriores continuó descendiendo su nivel.

Aquel fue el peor mes de agosto de este siglo para la presa de la pedanía turolense, ya que en las sequías anteriores de 2005 y 2012 llegó a estar a la mitad (al 50,74% y el 52,65% respectivamente), y en 2006 llegó a situarse al 44,18%.

La situación actual no es mala, pero si no hay precipitaciones y sigue descendiendo el nivel y la falta de lluvia se prolonga durante el otoño, empezaría a ser preocupante. De momento, con sus 16,61 Hm3 que almacenaba ayer el pantano luce bien y más en esta época del año cuando se llena de gente todos los días para disfrutar del agua por las altas temperaturas.

El Arquillo se encuentra, con su 79%, prácticamente al doble de la capacidad de la que presentan otros pantanos en el conjunto del país, donde la media de la reserva hídrica es del 41,9%, según los datos de la semana pasada facilitados por el Miteco a la espera de que los actualice en el día de hoy.

La situación más crítica por la escasez de reservas la están viviendo las cuencas del Guadalquivir, el Guadiana y el Guadalete-Barbate, que están al 25,6, el 26,7 y el 29 por ciento respectivamente. La cuenca del Ebro está al 58,1% y la del Júcar al 60,3%, mientras que las cuencas internas de Cataluña están al 45,9%.

El redactor recomienda